Estaba loca, joder, estaba loca. Tenía en su cabeza una locura preciosa. ¿Cómo no iba a perder la puta razón por ella?

Feb 6, 2013

La de la mala suerte

Si no le conociera, diría que siempre va por el mundo persiguiendo malas experiencias y malgastando su tiempo en los amores más imposibles que se le cruzan en su camino. Porque no es la primera ni la última vez que pasa por algo así: un sentimiento inmensurable que no es correspondido que se convierte después de unos meses en un vacío gigantesco en el estómago, de esos que te retuercen hasta más no poder.
Si no le conociera, pensaría que son tantos los errores que ha cometido que ni intentándolo un millón de veces podrá levantarse de algo así.
Pero le conozco muy bien, y sé que nada es cierto. Que a pesar de los malos tragos, de los amores no correspondidos, y de todo eso que quita las ganas de vivir, siempre tiene una sonrisa en la cara. Y por supuesto, pluma y papel. Porque aunque lo intente todo y no tenga éxito, por mucho que sufra, por mucho que llore, por mucho que le rompan el corazón, siempre hay un espacio en blanco en aquél cuadernillo viejo dispuesto a formar parte de lo que ella llama su arte.
Yo le conozco bien, cada mala experiencia, cada lágrima, cada error, cada desilusión, cada fracaso y cada noche en vela, le lleva a la inspiración.

1 comment: