Estaba loca, joder, estaba loca. Tenía en su cabeza una locura preciosa. ¿Cómo no iba a perder la puta razón por ella?

May 29, 2016

Nada es como antes.

«Ya no son como antes, esas largas conversaciones hasta la madrugada, riendo al otro lado de la pantalla sin necesidad de verte, queriéndote sin sentirte, donde sólo estábamos nosotros, sin distracciones, sin resentimientos, no había malos recuerdos, todo un día completo de ti y más de ti antes de dormir.
Ya no son como antes, esos paseos alejados de todos, sin prisa, con calma, relajados, disfrutando del momento entre nosotros, no había silencios, no te aburrías de lo que decía y siempre teníamos algo que contarnos.
Ya no son como antes, esas despedidas y saludos, donde nos importaba mucho el pensar que no hablaríamos hasta vernos de nuevo, donde te preocupaba si me pasaba algo, cuando me besabas con intención de que me quedara y no de que me fuera. Cuando sonreías al verme llegar de lejos y no importaba quién estuviera, tenías tiempo para mí y me volvía tu centro de atención.
Definitivamente ya nada es como antes.»

Encontré entre mis notas el texto que un día escribiste tú. Ha pasado mucho tiempo desde entonces y por supuesto que ya nada es como antes, pero ¿sabes? Aquí dentro de mí todo sigue intacto. Sigo prefiriéndote sobre todas las cosas. Sigo queriendo contarte todo y pasar el día entero a tu lado. Y aún cuando ambos cambiamos, siempre encontré algo nuevo  en ti por lo cual enamorarme. Y aquí sigo. Te sigo amando.
Pero definitivamente nada es como antes, tus sentimientos no son recíprocos. Te aburrí. Se acabó. Te fuiste. Y no entiendo, ya nada es como antes, tú ya no eres el de antes, pero ¿por qué mi amor sí?