Estaba loca, joder, estaba loca. Tenía en su cabeza una locura preciosa. ¿Cómo no iba a perder la puta razón por ella?

Aug 29, 2012

Solo era cuestión de tiempo

Tengo la mala costumbre de adelantarme siempre a las cosas, de dar por ganada la batalla en el mismo instante en que consigo un punto a mi favor, por más estúpido o insignificante que sea. Debí saber que solo era cuestión de tiempo… Todos estos años he aprendido que eso de cerrar círculos, capítulos, darle vuelta a la página, o como quieran llamarle, definitivamente no es mi fuerte. No soy alguien que olvide o supere rápidamente las cosas. Pero siempre hago lo mismo, olvido mi realidad, me siento victoriosa de inmediato sin verdaderos fundamentos.
Debí saber que solo era cuestión de tiempo. Que el nerviosismo no me abandonaría tan pronto ni que las mariposas al fin se marcharían permitiéndome despedirlas con una sonrisa de satisfacción:“hasta pronto, fue un placer compartir de nuevo un sentimiento, pero ya no más, algún día volverán a llenar mi estomago, pero por otro nombre y otro cuerpo diferente".
Debí saber que el hecho de que no hubiesen aparecido la primera vez que surgió la oportunidad no implicaba su ausencia definitiva. Debí saber que seguro esperaban el momento adecuado para atacar. Y lo hicieron. Atacaron. Se adueñaron completamente de mi cuerpo y me paralizaron, como siempre, como la primera vez.
Debí haberlo prevenido. Debí evitar por todas las formas caminar sola ese día y escuchar mi música de enamorada, porque cuando estoy sola soy más débil de lo normal. Débil y vulnerable, sobre todo si se trata de esa sonrisa y de esa mirada.
Y ahora, ahora no puedo sentir nada más que decepción…

No comments:

Post a Comment